Santa Coloma de Gramenet

Democracia, diálogo y altura de miras

  • Núria Parlon
  • Actualitzat:
  • Creat:

Las nuevas elecciones en el horizonte añaden un ahora mismo inevitable factor de incógnita que debemos contribuir a despejar.

La convocatoria de elecciones para el próximo 10 de noviembre ha culminado meses de negociaciones infructuosas, a la búsqueda de un acuerdo que posibilitase un gobierno de progreso.

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y sus equipos se han sentado a la mesa y se han levantado de ésta tantas veces, y con tanto estruendo mediático, que es comprensible que el hastío y la decepción se hayan instalado entre el potencial electorado.

Admitámoslo: las aparentes inoperancia e intransigencia de las partes implicadas y las intromisiones interesadas de quienes han querido condicionar o, directamente, torpedear el proceso negociador han contribuido al desencanto ante la política a escala nacional, que está más que justificado.

Ante la certeza e inminencia de la contienda electoral, solo queda aunar corazón y sentido común. Pocas veces habrá sido tan crucial nuestra aportación. La derecha, en sus pelajes más variados, acecha.

La de Ciudadanos, camaleónica y oportunista, cada vez más retrógrada y enrocada en la confrontación. La del Partido Popular, descolocada pero confiada en un retorno a las esencias más rancias y de la más vieja escuela conservadora. Y la de VOX, que apela a los bajos instintos, el cutrerío y el parafascismo.

Lo cierto es que España necesita un ejecutivo progresista, que pueda poner en práctica políticas sociales y deshacer los entuertos heredados de la negra época del PP. Centrarse en el empleo, la sanidad, la educación, los derechos. Crear un marco económico y social que propicie la creación de oportunidades, pero que cultive la sensibilidad y la flexibilidad con los sectores más desfavorecidos.

Las nuevas elecciones en el horizonte añaden un ahora mismo inevitable factor de incógnita que debemos contribuir a despejar. Aportemos nuestro grano de arena y demos una oportunidad a la democracia, al diálogo entre las diferentes sensibilidades y la altura de miras.

El voto al PSOE como primera fuerza progresista se antoja imprescindible si queremos evitar el triunfo de la derecha. Hagamos tabla rasa y posibilitemos un país de avance, respeto e igualdad de oportunidades.

 

*Artículo publicado en el número de octubre de El Mirall.net